Cítricos perfectamente imperfectos
La reducción del desperdicio alimentario se basa en 3 puntos clave: una producción sostenible, una distribución eficiente y un consumo responsable. Cañamas Hermanos se une a la campaña "perfectamente imperfectos" de la asociación 5 al día.
cítricos, calidad gustativa, 5 al día, seguridad alimentaria,
16938
post-template-default,single,single-post,postid-16938,single-format-standard,bridge-core-2.1.3,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-25.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,qode-wpml-enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive

Cítricos perfectamente imperfectos

Perfectamente imperfectos Cañamás

Cítricos perfectamente imperfectos

Enmarcada dentro del Año Internacional de las Frutas y Verduras, y en línea con los ODS de la Agenda 2030, la Asociación 5 al día lanza la campaña “Perfectamente imperfectos”, con el objetivo de concienciar a la sociedad de la necesidad de reducir el desperdicio alimentario y de fomentar un consumo más responsable de frutas y verduras

Solo en España se desperdician cada año más de 3.5 millones de toneladas de frutas y verduras a lo largo de toda la cadena de producción y consumo. Entre los principales motivos que nos llevan a estos niveles anuales de desperdicio alimentario podemos encontrar una recolección a destiempo, cuando la fruta no está en su punto óptimo de maduración, un proceso de almacenamiento poco eficiente que no mantiene adecuadamente todas las propiedades del producto o una conservación inadecuada de la fruta en los hogares. Es por ello por lo que está en manos de todos los agentes de la cadena reducirlos, produciendo de manera sostenible, comercializando mejor y consumiendo responsablemente.

3 formas de ser “perfectamente imperfectos”  

Producción sostenible  

En Cañamás Hermanos ponemos el foco en la reducción de las mermas en las primeras etapas de la cadena: el cultivo y el confeccionado. La producción propia, que facilita el control de todo el proceso desde la floración, es uno de los puntos clave en la gestión del desperdicio alimentario.  

La reducción de las mermas y un mayor aprovechamiento de la fruta se consiguen implementando en nuestras fincas técnicas de cultivo sostenibles y no invasivas con el medio que las rodea, llevando a cabo un extensivo control de calidad desde la floración a la llegada al almacén y asegurando una recolección en el punto óptimo de maduración de los frutos. Otro aspecto que marca la diferenciación en nuestro proceso es la proximidad entre el campo y los almacenes, reduciendo los tiempos reducimos las mermas ya que adaptamos las confecciones a las demandas de los clientes.  

En el caso de cítricos como las naranjas o las mandarinas, se recolectan cuando observamos frutos bien hidratados, con un fuerte aroma cítricos y una piel firme. Los caquis marca Supra, por su parte, se recolectan semi maduros, conservando la pulpa dura, y se someten a un tratamiento para eliminar la astringencia preservando toda la calidad gustativa. Recolectando cada variedad en su mejor momento, reducimos el impacto ambiental, el uso de recursos hídricos y mantenemos la calidad de la fruta.

Distribución eficiente 

Tal y como comentábamos en un artículo anterior, el 14% de la comida se pierde en las etapas de recolección, el almacenamiento y el transporte. Es por todo ello por lo que en Cañamás Hermanos tenemos almacenes diferenciados por variedad situados estratégicamente en línea con las zonas de producción, protegemos los cítricos en su etapa de almacenamiento con envases que mantengan sus cualidades y aprovechamos mejor la fruta mediante la diversificación de la venta.

Entre los cítricos que comercializamos no solo podrás encontrar productos de calidad extra por dentro y por fuera, también hay lugar para los cítricos menos perfectos físicamente que conservan toda la calidad y cumplen las exigencias en cuanto a la seguridad alimentaria, llegando así a un mayor número de consumidores. Además, abastecemos a industrias auxiliares como la de zumos en las que prima la calidad gustativa de los cítricos.

Consumo responsable 

Los hábitos de consumo están cambiando hacia modelos más saludables que incluyen una mayor ingesta de frutas y verduras, aunque todavía estamos lejos de las cantidades de consumo recomendadas (según la ENIDE, estamos de media en 3 raciones/día de frutas y verduras en adultos). También está en manos de los consumidores reducir el desperdicio alimentario, planificando los menús y comprando solo lo necesario, y fijándose en las fechas de caducidad de las frutas y verduras en conserva/zumos/cremas. Una vez en casa hay que prestar especial atención a cómo conservamos la fruta, ya que una buena conservación puede alargar la vida útil y reducir el desperdicio. La temperatura y la humedad son los parámetros que más influyen para mantener, por ejemplo, la textura y el aroma de los cítricos. Las naranjas y mandarinas conservan todas sus cualidades gustativas una media de 15 días si elegimos en casa un lugar fresco y ventilado, evitando la humedad. Saber cómo y dónde almacenar la fruta y la verdura nos puede salvar de tirar comida en mal estado.

Uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta es que la fruta comercializada cumple con todos los estándares de seguridad alimentaria, aunque su aspecto no sea perfecto. Unas pequeñas manchas en la piel o una forma lejos de ser la redondeada perfecta que siempre nos imaginamos no hacen que la calidad de cítricos como las naranjas sea menor pues, pese al aspecto, mantienen todas sus cualidades gustativas.


Está en manos del consumidor elegir aquellas frutas y verduras que sean sanas y seguras, aunque no sean “bonitas” y está en nuestras manos asegurarles el acceso a productos de calidad, más allá del aspecto.  
 

No Comments

Post A Comment