ANÁLISIS DE CAMPAÑA NAVEL 19/20
¿Cómo ha sido el final de campaña de navel y qué efecto ha tenido sobre ella la crisis sanitaria del coronavirus?
cítricos, campaña navel, coronavirus, sector agroalimentario
16605
post-template-default,single,single-post,postid-16605,single-format-standard,bridge-core-2.1.3,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-21.7,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

ANÁLISIS DE CAMPAÑA NAVEL 19/20

Almacén Alcúdia

ANÁLISIS DE CAMPAÑA NAVEL 19/20

Hace dos semanas analizamos el final de la temporada de mandarina en nuestro almacén de Oliva, y ahora damos por terminada la campaña de naranja navel. Afrontamos de esta manera la última parte de la campaña con la comercialización de las Valencias.

Buen aprovechamiento de la fruta

Si algo ha caracterizado a la campaña 2019/2020 en términos generales es la falta de volumen. Al igual que en la campaña de mandarinas, los volúmenes de naranja de mesa han sido limitados, sin embargo, las partidas que hemos trabajado han tenido un buen nivel de aprovechamiento.

Durante la parte central de la campaña tuvimos inclemencias meteorológicas en nuestras zonas de producción que afectaron a la calidad y al aprovechamiento de la fruta. Y el final de la campaña se ha visto afectado por la alerta sanitaria, que ha incrementado los volúmenes de fruta comercializada durante los meses de marzo y abril. Así y todo, nuestro director de Operaciones comenta que “hay que estar satisfechos del trabajo realizado y del comportamiento de la fruta.”

Desafíos de la campaña

Para analizar los mayores retos de esta campaña habría que diferenciar, según Quico Peiró, director de Operaciones, “por una parte, los problemas intrínsecos de nuestra actividad y, por otra, los específicos de esta campaña.”

Entre los primeros, trabajar con un producto que está, de media, más de meses a la intemperie hace que los cambios climáticos afecten directamente en la producción. Otras variables como las fluctuaciones en la economía o las tendencias de consumo también influyen en nuestra actividad. Pero, como comenta Quico Peiró, “es lo que la hace especial ya que te obligan a estar toda la vida profesional aprendiendo de un entorno cambiante.”

En cuanto a los problemas de esta campaña podríamos destacar dos que han marcado el resultado de esta. Por una parte, como comentábamos antes, se ha producido una falta de volumen ligada a una variación de precios en el campo. Para el director de Operaciones, “estas variaciones no son buenas porque crean inestabilidad en la producción”. Pero, sin duda, el mayor problema de esta campaña ha sido el provocado por la COVID-19, que ha desestabilizado todo el sector y ha afectado transversalmente a la producción, la recolección, el empaque, la comercialización y la distribución.

Pese a ello, el sector agroalimentario ha mostrado todo su potencial en estos meses de crisis, dando la cara y asimilando todas las situaciones y protocolos que se han ido sucediendo, con el objetivo de dar lo mejor al consumidor. “Hemos cumplido nuestra función social al garantizar una alimentación saludable a la sociedad, uno de nuestros principales objetivos”, comenta Quico Peiró.

Cambio de variedades

Terminadas las navel, entramos en la recta final de la campaña nacional con la comercialización de las Valencias y sus variedades. Como ocurre siempre en estas fechas, la llegada del buen tiempo y del calor hace que la fruta de verano empiece a tomar su sitio en los mercados. Aunque los cítricos no dejan de ser un producto indispensable en la cesta de la compra, es cierto que los volúmenes descienden, dando paso a la fruta de temporada.

En definitiva, terminamos una campaña de navel que quedará en el recuerdo por los grandes desafíos de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus, y por la excelente respuesta que ha sabido dar el sector, trabajando sin descanso para seguir ofreciendo nuestros mejores productos.

 

No Comments

Post A Comment